Entra en mi Face y pincha "me gusta"

martes, 7 de abril de 2015

SI LA NATURALEZA ES SABIA POR QUÉ NO PUEDE SER INTELIGENTE….


SI LA NATURALEZA ES SABIA  POR QUÉ NO PUEDE SER INTELIGENTE….
Por Francisco López Hernández 


Teoría sobre el fenómeno de la comunicación paranormal basada en la existencia de la materia inteligente.
Adjunto 13 esquemas ilustrativos para su mejor comprensión de cómo yo creo que se comporta este fenómeno.

Parto de la base de que no todos los aparatos electrónicos aun  teniendo los mismos componentes tienen igual comportamiento ni que no todas las personas están capacitadas para ello.
Por lo tanto no creo que lo de Bacci  sea un fraude, más bien pienso que se trata de causas naturales. (cito a Bacci por ser una de las mejores referencias en estos momentos).

Cada nueva hipótesis sobre los temas que estamos interesados es un paso más en el camino de la ciencia porque a mayor número más probabilidad de acierto. Por tanto plantear hipótesis es el camino más rápido para llegar a conclusiones que nos permitan descubrir aquello que estamos buscando. Toda hipótesis es digna de reflexión ya que si nos guiamos por los estándares fijos de la ciencia  tardaríamos bastante más en llegar a la verdad.

Cuando Einstein le presentó a la comunidad científica su hipotética ley de la relatividad nadie le dio crédito. La ciencia solo acepta aquello que se puede demostrar por los patrones establecidos y por ese lento camino se llega a muy pocas partes. De hecho apenas se conoce poco más de un 15% del misterio del universo.

Pongamos un ejemplo: Supongamos que con la luz apagada de mi oficina  yo presiento que hay un libro encima de mi mesa. Un científico no le da crédito a la existencia de ese libro y me pide que se lo demuestre. Enciendo la luz y aparece el libro. Luego existe.  Pues bien, siguiendo este ejemplo, yo prefiero perder el tiempo   fuera de los patrones establecidos por la ciencia, porque ello me permite pensar con libertad y sin límites que me impidan retroceder por no ajustarse a los patrones que marca la física.

Con la hipótesis que yo planteo sobre el fenómeno de la comunicación paranormal, está claro que no se ajusta a las reglas de juego. ¿Pero qué regla me impide para entrar en ese 85%  del universo que falta por descubrir?.

Recientemente los científicos han descubierto a través  del  CERN lo que ya predijo cincuentas años atrás Peter Higgs sobre la existencia del Bossón. (también llamada  partícula de Dios). Que es la que aporta la energía a la materia. Claro está que se refiere a la materia que conocemos dentro de ese pequeño porcentaje de comprensión.

Los científicos aceptan que la materia visible que conocemos no es más que un  5% (galaxias estrellas, etc), el 30% es materia oscura y el resto energía oscura. De la cual esta última dicen que fue la causa del la explosión del Big Bang. Pero en realidad esa energía todavía no se sabe que es. Como tampoco se sabe qué es la materia oscura Hipotéticamente creen que existe pero que de momento no se puede medir. 

Sobre  la creación del mundo hay un modelo científico que es la teoría del  Big Bang  que explica el origen del universo. Pues bien, yo no comparto esa teoría precisamente porque ha sido pensada por un medio natural, si, por un modelo natural. (el cerebro).

El cerebro de por sí tiene la percepción de vida y muerte  (principio y fin)  solo acepta  que la materia no muere simplemente se transforma. Todo lo demás no tiene sentido. Eso es lo que me dicta mi mente pero me rebelo ante ella porque yo creo en otro concepto totalmente contrario. Solo existe principio y fin para la humanidad, para dodo aquello que conocemos como vida y muerte incluido las estrella, las galaxias y todo el resto de los componentes del universo. Pero lo que es en sí su estructura no tiene ni principio ni fin nadie lo ha creado ni nada ha explotado para su formación siempre ha existido, nunca ha habido un vacio antes que este ni después. Ese es el mundo que yo percibo aunque mi mente me dicte  lo contrario.

Investigar solo los fenómenos naturales por la vía de la física dando por bueno todo lo que hasta la mecánica cuántica puede explicar puede que sea un gran error.

No me cabe la menor duda, que en todo el universo no haya una fuente de energía inteligente no como nosotros la concebimos sino de una forma natural porque natural es el universo.
Comunicación paranormal. Con los datos que me brinda la historia, he investigado, no practicando sino ejerciendo la mente para poder llegar a tener una explicación lógica del comportamiento de este fenómeno.

En el cerebro el subconsciente tienen mucho que decir referente a este tema. Sabemos que el consciente necesita de extras en su cuerpo para poder comunicarse como por ejemplo las cuerdas vocales etc. En cambio el subconsciente no posee ningún extra que le permita hacer estas funciones salvo alguna manifestación de fuerza interna/externa como puede ser el miembro viril o el testigo del juego de la Güija, que por cierto en nada tiene que ver sobre el tema que nos ocupa.  (ver esquema nº 13)

A pesar de que el cerebro consume un 20% de energía eléctrica de lo que el cuerpo necesita, el subconsciente apenas tiene  actividad eléctrica que se pueda medir. Entonces  ¿por qué medio se comunica?. Evidentemente necesita un aporte exterior para llevar a cabo esta función y no precisamente una onda electromagnética porque sería detectable.

El cerebro es complejo pero no tanto como para que el subconsciente sea capaz de guardar la gran cantidad de recuerdos desde su existencia. ¿Dónde los guarda?. ¿Con quién y cómo se comunica mientras dormimos?. ¿De dónde saca una brillante idea para solucionar un problema?. ¿cómo responde por diferentes medios a preguntas concretas?. Desde luego que las respuestas a estas preguntas no las podemos encontrar por los medios que nos dicta la física. Aquí hay dos elementos que me llaman la atención: el primero que falta por descubrir el 85% del universo  y segundo que este sigue un riguroso orden matemático. Luego existe la materia inteligente.


Ver documento

3 comentarios:

  1. (Primera parte)
    Interesante hipótesis sobre cuál podría ser la causa que origina aquellos fenómenos, en principio extraños, que forman parte del mundillo de la llamada canalización de información de procedencia aparentemente no convencional y susceptible de ser plasmado en soportes físicos, tanto de audio como vídeo.

    Como toda hipótesis, está sujeta a la capacidad de establecer relaciones entre los hechos y explicar cómo se producen basados en una información previa, que puede ser verdadera, o no, pero que sirven como valoraciones necesarias para, después, si es posible, comprobar las hipótesis a la luz de los experimentos a través de protocolos de actuación bien definidos. Así es como actúa la ciencia a la hora de aplicar verdades universales. Sabemos, que el nivel de veracidad que se le puede otorgar a cualquier hipótesis dependerá de la contrastación de las medidas en que los datos empíricos la apoyen.

    Partes de un presupuesto que, en cierto modo, ya han sido sugeridos no solo por antiguas culturas sino también por la moderna psicología, la bioquímica y la física cuántica de vanguardia. Incluso religiones como la cristina postulan ideas parecidas cuando tratan de establecer una comunión universal.

    Los llamados “registros akásicos”, neologismo acuñado por la teósofa Annie Bésant, son una especie de memoria donde van a parar todos los acontecimientos de palabra y obra desde el inicio de los tiempos, un almacén etéreo donde se recopila todos los conocimientos del universo. Un fluido intangible e inmaterial de sutiliza extrema que los hinduistas suponían que penetraba todo el cosmos, siendo el peculiar vehículo del sonido y la vida.

    Carl Gustav Jung, conocido psiquiatra creó un término, “inconsciente colectivo”, para designar una especie de sustrato común a todos los seres humanos de todos los tiempos y de todos los lugares, representado por símbolos que expresa contenidos de la psique que está más allá del sentido común y de la razón, donde se guardan todos los arquetipos inconscientes y ancestrales de todas las culturas, y de donde se puede obtener, convenientemente canalizada, todo tipo de información de carácter universal.

    Las aportaciones del experto en biología química, Rupert Sheldrake, en el estudio de lo que él llama “campos morfogenéticos”, o “campos mórficos”, que consistirían en una especie de depósito de información que ejercen influencia sobre sistemas vivos organizados, utilizables a través del tiempo y del espacio, difíciles de medir porque al no tener dimensiones no puede disponer de campos físicos. Afirmaba que entre los organismos vivos se emitía una especie de conexión telepática, una interacción de información conveniente para el sostenimiento natural de los sistemas. Es observable, por ejemplo, cómo cuando los ciervos empiezan a comerse los tallos verdes de cierto árbol, éste segrega un producto químico llamado tanino que le da amargor y así evita que el animal siga comiéndose el resto de tallos. Lo curioso es que los demás árboles de la misma especie del entorno segregan también la misma sustancia química aunque todavía no hayan sido atacados por el apetito de los ciervos. Queda claro que, algún tipo de información ha trascendido desde un solo ejemplar al resto, y estos la han procesado reaccionando químicamente.

    ResponderEliminar
  2. (segunda parte)
    La “comunión de los santos”, doctrina de la iglesia católica y que comparte, de alguna u otra manera el resto de confesiones cristianas, se postula como la unión de todos los cristianos vivos y muertos que en el mundo han sido y serán. Es lo que se viene a denominar como un cuerpo místico global en el que todas las cosas participan de la idea universal del Cristo cósmico, de las que todos se alimentan a través de la “información” que les llega por obra del Espíritu Santo.

    El propio Einstein, trató de ofrecernos un aspecto de la física más inclusiva y universal, intentando unir los aspectos del cosmos que antes se consideraban distantes, anunciando una “teoría del campo unificado” para explicar todo cuanto tiene lugar dentro del universo físico. Junto con otros teóricos trataba de buscar el modo de integrar de manera coherente las cuatro fuerzas conocidas de la naturaleza: electromagnetismo, gravedad, la fuerza nuclear fuerte, que mantiene unidas las partículas nucleares y la llamada débil, responsable de la desintegración radiactiva. En esa misma línea el físico teórico Steven Weinberg señala la necesidad de postular más de las tres dimensiones espaciales actuales, además del tiempo, para explicar el funcionamiento del universo conocido. Considera estas extradimensiones como encogidas en un tamaño inferior al de un átomo, y aunque no podamos verlas directamente podemos detectar sus efectos cuando se mueven. Por ejemplo dice que una ondulación en la quinta dimensión se percibe como una fuerza electromagnética, causantes de fenómenos como la luz, el magnetismo y las ondas de radio y televisión. Se podría deducir por ello, y dentro de las reflexiones teóricas que realizas sobre la percepción de una información que nos llega por interacción entre ese “archivo universal de pensamiento” a través de la “onda ciega inteligente” como energía portadora, más otros elementos de interactuación, presencia física incluida del/los experimentadores, que dicha información fuese “arrancada” de un universo extradimensional, que permite enviar mensajes desde otros niveles de la realidad al nuestro. De hecho, las recientes teorías físicas de unificación multidimensional parecen atestiguar, hasta cierto punto, esta posibilidad.

    No te quito razón cuando criticas las limitaciones de las ciencias físicas que, aunque qué duda cabe que puede aportar gran cantidad de testimonios empíricos para sustentar casi todas sus teorías referentes al universo físico, tiene pocas pruebas, o ninguna respecto a áreas muy especulativas como si la mente o el espíritu tienen algo que ver con lo físico, o podrían ubicarse dentro de algún tipo de gran teoría unificada. O sobre la existencia de ámbitos de frecuencia portadores de información más allá del espectro electromagnético conocido. O sobre cualquier cosa similar a un ámbito mental que comprenda ondas de pensamiento. O sobre la propagación de señales más allá de la velocidad de la luz. O la existencia de dimensiones no físicas más allá de las tres del espacio y la única del tiempo. O la posibilidad de la existencia de algo así como inteligencias incorpóreas que habiten en esas dimensiones y se comuniquen desde ellas, ya se trate de forma de vida no física en absoluto o de formas de vida cuyos cuerpos tendrían una energía física superior, o de tipo sutil, comparada con la nuestra.

    Todos estos puntos, y otros que se quedan entre estas teclas, son todavía campos para la especulación. Pero, creo que, sin embargo, podemos tener en cuenta dos cosas. En primer lugar, la física académica nos ofrece, al menos, algunos fundamentos para proceder a estas especulaciones. En segundo lugar, parece haber un consenso general dentro de la literatura sobre estos fenómenos de canalización, sobre todo en los últimos años, con respecto a una explicación conforme a los principios de la física. Al menos constituye un punto de partida.

    ResponderEliminar
  3. Bien Galeano, me alegro de que seas unos de los pocos que ha entendido mi artículo. Gracias por tu atención y buena reflexión. Se nota que sabes de lo que hablas. Un saludo, Paco.

    ResponderEliminar